Linaje de Mateo de Gilbert

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar

El linaje de Mateo de Gilbert era otra de las familias más poderosas de Monreal del Campo. Sus orígenes también son muy antiguos. El linaje se inicia en el año 1450 con el matrimonio de Pascual Mateo, hidalgo de Odón, con Leonor Gilbert, de Daroca. Sus descendientes incorporaron a partir de ese momento los dos apellidos, formando uno único compuesto “Mateo de Gilbert” .

Llegaron a Monreal en el siglo XVI al entroncar, mediante matrimonio, con Rafaela Vazquez de Molina, una gran heredera residente en esta localidad. Desde entonces permanecieron en el valle del Jiloca. Se partieron rápidamente en dos ramas, ubicadas en las casas de la plaza y Costera Olma. Los Mateo de la plaza tenían una capilla dedicada a San Felipe y Santiago en el templo primitivo, que continuó cuando se construyó la nueva iglesia en 1577. El linaje de la calle Costera Olma también poseía la capilla de la Concepción, por herencia de los Vazquez de Molina. En estas capillas fueron enterrados todos los descendientes del linaje.

Las armas de los Mateo, según aparecen reflejadas en la piedra armera de la casa solariega de la plaza de Monreal, son cuartelado en cruz: 1º de azur, luna contornada de plata; 2º de plata, aguila andante de sable, contornada, con alas levantadas y coronada de oro; 3º de gules, castillo de su color (correspondiente al apellido Gilbert); 4º de oro, arbol de su color. Las armas de la calle Costera la Olma están más simplificadas, limitándose al aguila andante y castillo.

Fueron una de las familias más influyentes de Monreal, en donde todavía se conservan dos de sus palacios. Una de las ramas de los Mateo de Gilbert, la ubicada en la calle Costera Olma, enlazaró en 1799 con la familia Catalán de Ocón, juntado en una misma rama dos de los más importantes patrimonios que existían en Monreal. En esta casa de Costero Olma nació Miguel Mateo de Gilbert, héroe de la Guerra de la Independencia. En la matrícula de 1852 aparece descrita con el número 192 como propiedad de Miguel Mateo de Gilbert y Barberán.