Municipio

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar

La mayor parte de los municipios aragoneses tuvieron sus orígenes en el período de la Reconquista. Muchos se constituyeron sobre antiguas aldeas musulmanes, continuando el poblamiento, mientras que otros aparecieron “exnovo”, ocupando áreas territoriales vacías hasta entonces.

A lo largo de los siglos XIV y XV se produce un proceso de reestructuración del territorio. Muchas aldeas sufrieron duramente las guerras de los Pedros o se vieron azotadas por la peste negra, perdiendo prácticamente toda su población. Si conseguían recuperarse, mantenían intacta su independencia municipal, pero si seguían despobladas al cabo de algunos años, acabarán desapareciendo, absorbidas por sus municipios vecinos.

El proceso seguido tras la desaparición de un municipio consistía en dividir el término municipal abandonado entre municipios colindantes, o bien, si se trataba de un término muy pequeño, adjudicárselo directamente a la localidad más cercana. El despoblado de Gascones acabará fraccionado entre Calamocha y Luco de Jiloca, Villacadima será agrupado con Monreal del Campo, Losilla se partirá entre Bea y Fonfría, Mierla se agregará a Ojos Negros, Pelarda pasará a depender de Olalla, etc . Algo parecido sucedería con el despoblado de Cervera, anexionado durante la Edad Media a la villa de Cutanda.

El reparto de estos antiguos despoblados no estuvo exento de problemas, ya que algunos pueblos discreparon del reparto, pretendiendo obtener una mayor parte del término municipal abandonado. Los enfrentamientos entre Calamocha y Luco por el reparto de prados y dehesas del despoblado de Gascones fueron continuos, dando lugar a dos sentencias arbitrales en los años 1503 y 1540 que pretendieron delimitar definitivamente los términos . En este proceso de readaptación, la Comunidad de Aldeas de Daroca jugó un papel muy importante. Determinó que tierras pasaban a los municipios colindantes y se quedó, para su propia gestión, con parte de los antiguos terrazgos abandonados que formarán las pardinas. Estas pardinas serán arrendadas durante los siglos modernos, constituyendo una importante fuente de ingresos para las arcas de la Comunidad.

Fue a partir de la implantación de las administraciones liberarles en el siglo XIX cuando se producirá la gran reforma municipal en Aragón. El problema que se argumentaba a partir de este momento ya no es el de la despoblación, sino el de la falta de recursos económicos. El mantenimiento de una administración local exigía un desembolso económico muy gravoso para los vecinos, y si estos eran pocos o carecían de recursos, lo más idóneo era agruparlos con otros ayuntamientos más grandes que pudieran aportar los gastos precisos. También se argumentaba la escasez de población para cubrir los puestos de gobierno y subalternos.

En el año 1849 se aprueba una norma general para toda España que eliminaba todos los municipios que tuvieran menos de treinta casas, ordenando que fueran anexionados a las localidades más próximas. A raíz de esta ley, en la década de 1860-69 los pueblos de Fonfría y Salcedillo son agregados a Allueva, pero volverán a independizarse a comienzos del siglo XX. Algo parecido sucedió con Collados, que se juntó con Valverde por estas mismas fechas y se volvió a segregar en 1820-30.

Ante las reticencias de algunos municipios a perder su independencia, a comienzos de 1940, se incentivan las secretarías compartidas. Las Agrupaciones Secretariales no suponían la anexión de los municipios. Mediante una agrupación, dos o más localidades contrataban a un Secretario para que les llevara conjuntamente toda la gestión municipal, pero seguían manteniendo su independencia. Cada pueblo conservaba su corporación, hacía sus reglamentos municipales y, lo más importante, podía abandonar la Agrupación cuando así lo estimase oportuno, volviendo a la situación anterior. Su único objetivo era compartir recursos económicos cuando estos empezaban a escasear.

Hacia 1970 se vuelve a insistir desde los Gobiernos Provinciales en las anexiones municipales, incentivando la agrupación de las localidades mediante ayudas y subvenciones económicas. Fue en estos años cuando se produjeron las agrupaciones más importantes que se mantienen hasta nuestros días.