Itinerario Daroca-Zaragoza

De Xilocapedia
Saltar a: navegación, buscar

Uno de los principales caminos tradicionales del valle del Jiloca.Se identifica casi perfectamente con la actual Carretera Nacional N-330 que enlaza Alicante con Francia, pasando por Aragón. El tramo que nos interesa desde un punto de vista comarcal es el que enlaza Daroca con Zaragoza, una vez separada de la N-234.


Historia

Durante muchos siglos, el tramo de la N-330 que enlazaba Daroca y Zaragoza formaba parte del camino entre Madrid y Zaragoza. En el siglo XVIII era clasificado como Camino General de Ruedas. Incluso recomienda, si se va de Barcelona a Calatayud, pasar por Daroca y desviarse posteriormente por el valle del Jiloca. José Matías Escribano, en 1767, realiza las siguientes etapas desde Daroca: Retascón (m), Mainar (1), La venta de San Martín (1 m), Cariñena (2), Longares (1), La Muela (3), Venta de Mazota (m), Venta de Matorita (m), María (1), Santa Fé (1), Zaragoza (1).

En el año 1809, Alexandre Laborde vuelve a destacar este itinerario, más o menos como lo había hecho J.M. Escribano.

A partir de finales del siglo XVIII el camino a Madrid, del que formaba parte, entra en crisis. El itinerario Daroca-Zaragoza se utilizaba cada vez en menor medida, sobre todo en la primera mitad del siglo XIX. En la segunda mitad del siglo XIX y primeras décadas del XX, coincidiendo con el arreglo por parte del Estado español de las principales vías de comunicación del país, se producen las tres grandes transformaciones que revitalizaron esta ruta, convirtiéndola durante todo el siglo XX en la principal vía de comunicación del valle del Jiloca:

  • Entre 1853 y 1868 se construye una nueva carretera entre Daroca y Cariñena y se arregla el itinerario del Jiloca, posibilitando que el enlace entre Valencia y Zaragoza pase por Daroca. Esta decisión se toma en detrimento del Camino Real, que poco a poco se va abandonando.
  • A comienzos del siglo XX se construye el nuevo puerto de Retascón, que evita la entrada en esta última localidad y permite subsanar los inconvenientes del acceso directo por la rambla de Retascón.

Desde finales del siglo XIX y durante todo el siglo XX, hasta la construcción de la Autovía mudéjar, la N-330 entre Zaragoza y Teruel, pasando por Daroca, fue la principal vía de comunicación del sur de Aragón.

Descripción del camino

Archivo:Peiron san cristobal daroca.jpg
Monumento a San Cristóbal, en el cruce con la carretera de Calatayud
Puente de Almada en Villarreal

El itinerario discurre unido con la N-234 desde Sagunto hasta las rampas del puerto de Retascón, junto a Daroca, en donde se separan.

Daroca: En esta ciudad se produce el cruce entre la ruta que viene de Zaragoza y la carretera de Teruel. Hasta comienzos del siglo XX la confluencia de ambas rutas se producía en las inmediaciones de la Puerta Baja, pero después, con la construcción de la travesía por la montaña, se evitaba entrar en la ciudad.

El puerto de Retascón El ascenso a la localidad de Retascón, siguiendo la rambla, siempre ha sido muy complicado. Las aguas y las nieves obligaban a cerrarlo numerosos días del año. En 1742 el ingeniero militar Sebastián Rodolphe realizó unos planos y proyectos para intentar suavizar sus problemas. El camino atravesaba integramente la localidad de Retascón, creando un eje urbanístico a lo largo de la actual calle Mayor (CV-648).

Simboloenlace.png
A comienzos del siglo XX se construyó un desvío para el puerto de Retascón. Este puerto evita tener que pasar por la encajonada localidad de Retascón y la rambla que desciende desde los llanos de Mainar, pues este itinerario era muy complicado tras las lluvias y las nieves. Al iniciar el ascenso, a mano izquierda, encontramos el camino de Calatayud.

Mainar Una vez ascendido el puerto, la carretera discurre paralela al antiguo camino, a escasos 30 metros de distancia uno de otro. La venta de las Cañadas es un claro ejemplo de instalación hostelera con dos puertas principales, una dirigida hacia el antiguo camino y la otra, mucho más reciente, orientada hacia la nueva N-330.

Atraviesa integramente la localidad de Mainar, creando el principal eje urbanístico, pero no por la carretera actual sino por otra calle paralela y de configuración más antigua.

Simboloenlace.png
Junto a la localidad de Mainar, dejando a la derecha el puente de Almada y junto a una antigua venta actualmente abandonada, se bifurcaban los tradicionales caminos reales que iban de Zaragoza a Daroca y a Teruel por el Campo de Romanos. Desde la segunda mitad del siglo XIX la ruta de Teruel quedó abandonada, desplazándose todo el tráfico a la nueva carretera de Daroca recien arreglada.

La N-330 se encajonaba en el valle del Huerva, vigilada por cuatro grandes ventas, hasta llegar a las primeras rampas del puerto. Es en este momento cuando abandona el río Huerva, que se encajona entre hoces, y busca un camino más fácil ascendiendo por las laderas de las montañas.

Venta y puerto de San Martín El ascenso de estas montaña varió con el paso del tiempo. Hasta finales del siglo XIX se realizaba por el puerto de San Martín, siguiendo a grandes rasgos el itinerario que posteriormente marcó el ferrocarril de Caminreal. Con el acondicionamiento de la N-330 a comienzos del siglo XX se varió el itinerario, desplazándolo un valle más al oeste, por el nuevo puerto de Paniza, que acercaba la carretera a esta última localidad.

A partir de Paniza la N-330 penetra en la comarca de Cariñena y se dirige, descendiendo el valle del Ebro, hacia Zaragoza.

Ventas y áreas de descanso

Las principales ventas se localizan en los llanos de Mainar y en el valle del Huerva, un poco antes de iniciar el ascenso al Puerto de San Martín. Se pueden destacar las siguientes:

Existirían otras numerosas áreas de descanso y reposo. No podemos olvidar que la ciudad de Daroca ofrecía también bastante alojamiento al viajero, con numerosas posadas donde pasar la noche y mesones donde comer.

Páginas relacionadas

Enlaces externos


Bibliografía